Cunard, una naviera diferente

 

Antaño, la compañía Cunard podría ser una de tantas compañías de la época, pero hoy en día Cunard podría definirse como una naviera diferente, sobre todo en aspectos como elegancia, sofisticación y ese gusto por lo exquisito y por lo clásico.

 

Los buques de Cunard son para disfrutar, pero ojo, no para disfrutar de una manera “diferente”, con sabor, deteniéndonos en cada una de sus estancias y disfrutando de todos  y cada uno de los rincones, de su decoración, del ambiente que se respira, de todo lujo de detalles.

 

Pero si por algo destaca esta compañía es por su gastronomía a bordo, una cocina de altísimo nivel, tanto por su preparación e ingredientes de calidad como por el servicio que se presta en sus comedores. El personal a bordo no es que te cuide, es que te mima y está por ti en todo momento para recordarte que estás de vacaciones, que debes de divertirte, descansar y disfrutar del viaje. De hecho, el personal a bordo de Cunard no es cualquier tipo de tripulación, la mayoría de sus miembros han pasado por la prestigiosa academia White Star, un programa de aprendizaje distintivo en la industria de crucero.

 

Este un factor muy importante durante el viaje, y es que de hecho muchos pasajeros que se embarcan por primera vez en alguno de los tres buques de la compañía, repiten experiencia precisamente por el excelente servicio que se presta a bordo como en las excursiones en tierra.

 

Son pequeños detalles que cualquier viajero con experiencia en crucero valorará muchísimo, ya que por unos días te pueden hacer sentir como un príncipe, un príncipe de los mares….

 

Tags: