princess kaguya

Imagina una ciudad flotante con más de 50 restaurantes, un estadio deportivo reutilizable para eventos, tres hoteles, si, has oido bien, tres hoteles de 3 categorías distintas y cada uno con su servicio de check in independiente, un centro comercial, un parque de atracciones, etc ...

Impresionante, verdad? Pues eso es el proyecto Princess Kaguya, que podría ver la luz en 2012 convirtiéndose en el crucero más grande del mundo. El crucero también podría incluir habitaciones en venta que podrían ser alquiladas por los propietarios o usadas como oficinas de trabajo en las ciudades en las que amarra.

Además, el Princess Kaguya pretende diferenciarse de los cruceros tradicionales ofreciendo una ciudad visitable por los turistas independientemente de que vayan o no a viajar en el crucero. La nave estaría abierta en los puertos por los que pasara ofreciendo todos sus servicios a los visitantes, desde el centro de convenciones hasta el polideportivo, pasando por el centro comercial o la sala de conciertos.

Un auténtico coloso capaz de dejar pequeño y eclipsar al mismísimo Oasis of the Seas  de Royal Caribbean incluso antes de haber nacido.