Historia y cruceros

Cruceros de leyenda, el queen mary 2, RMS Lusitania, acorazados, grandes barcos de la historia

Hacía tiempo que no hacíamos una lista como esta, y después de las últimas incorporaciones, inauguraciones y novedades, hacía falta hacer un listado con los 10 buques-crucero más grandes de la actualidad. 

Para confeccionar esta lista nos podríamos haber basado en la longitud, en los m2 totales o incluso en el peso, pero finalmente nos hemos decantado por el total de personas que puede albergar cada una de estas ciudades flotantes.

En sus inicios el Cap Arcona era un gran crucero de lujo alemán perteneciente a la compañía de cruceros de la línea Hamburgo-Sudamérica. Bautizado como Arcona en honor al cabo de Arkona situado en la isla de Rügen, fue botado a mar en el año 1927.

El buque Saga Rose dirá adiós definitivamente antes de que termine el año. Después de navegar durante 44 años por mares de todo el mundo, uno de los buques más carismáticos de la navegación será jubilado para siempre.

De vez en cuando en Viajarencruceros.com nos gusta asomarnos al pasado de los buques, en muchas de las ocasiones este pasado va ligado a un trágico suceso que ha hecho inolvidables a muchos buques. Este es el caso del Wilhelm Gustloff, un buque alemán construido en los años 30 y que dejó en el mar a muchos cuerpos sin vida.

No solo es interesante realizar un crucero por el hecho de disfrutar de un viaje genial a lugares paradisiacos, con playas de doradas arenas, un sol delicioso y una brisa encantadora. Tambien existen itinerarios que son educativos a la vez que divertidos y este es el caso que presenta www.orbitando.com llamado Viaje de los Grandes Exploradores.

Desde la mítica Estambul, epicentro histórico de inmensa relevancia, puente cultural indiscutible entre dos mundos, inspiración de romanos, otomanos y turcos; hasta la mágica Alejandría, al norte de Egipto, sobre el delta del Nilo, fundada por Alejandro Magno y centro cultural del mundo antiguo. De un extremo al otro, puedes tenerlo todo junto a bordo de una fascinante propuesta de Iberocruceros. La posibilidad de visitar tres continentes (Europa, Asia y Africa) disfrutando de las comodidades, servicios y excelencia de una firma consolidada en el mundo del turismo de cruceros.

El barco encargado de la travesía es el Grand Mistral, una embarcación que fuera botada en 1999 y completamente modernizada en 2005 y 2007. Un imponente navío equipado con la más moderna tecnología y diseño, áreas amplias, camarotes confortables y toda la infraestructura necesaria para hacer de una experiencia en el Grand Mistral, una aventura digna de repetir. Con salidas desde Estambul, punto de encuentro de los viajeros provenientes de todo el continente para abordar este crucero, el circuito comprende Esmirna, Rodas, Alejandría, Limassol, Mykonos y Atenas (El Pireo).

El programa Adriático y Egeo incluye avión desde Madrid o Barcelona a Estambul/Venecia o Atenas y regreso, pensión completa (desayuno, almuerzo, merienda, cena y snack de medianoche), camarote en categoría elegida, gimnasio, toallas de piscina, biblioteca, discoteca, teatro, participación en las actividades de animación previstas a bordo (fiestas, bailes, club juvenil, concursos, etc.), Seguro de viaje.

Los precios para vivir esta emocionante experiencia recorriendo las maravillas más emblemáticas del mundo antiguo van desde los 935€ (499€ Ahorro Express) hasta los 3,950€ (2,639€ Ahorro Express), dependiendo de la categoría de cabina escogida. Algunas de estas tarifas también sufren variaciones dependiendo de la fecha de salida. Las partidas están previstas para los días: 4/25 de Mayo, 1/15 de Junio, 22/29 de Junio, 6/13 de Julio, 20/27 de Julio y 3/17 de Agosto. Si combinas esta propuesta de Iberocruceros con otros cruceros de la empresa, puedes obtener importantes ahorros de hasta 300€.

El crucero Monte Cervantes era un buque de 160 metros de eslora que realizaba la ruta entre Buenos Aires-Puerto Madryn-Punta Arenas-Ushuaia-Buenos Aires, este buque pertenecía la naviera alemana Hamburgo Sud Americana.

A principios de año de 1930, el buque chocó contra unas rocas sumergidas que habían en la zona mientras se encontraba navegando, el capitán de la embarcación viendo que el buque se iba a hundir ordenó a toda la tripulación a bordo, unos 1500 pasajeros y tripulantes, que evacuasen el barco, finalmente los pasajeros fueron salvados, ya que el Monte Cervantes tardó más de un día en hundirse, llevándose consigo únicamente a una víctima, el capitán del barco.

La población de Ushuaia que por aquel entonces tenía apenas poco menos que unos ochocientos habitantes tuvo que acoger a más del doble que era lo que llevaba el Monte Cervantes.

La embarcación a día de hoy pertenece todavía en el fondo del mar, a unos 40 metros de profundidad, aunque fueron muchos los que intentaron localizar la embarcación y ponerla a flote, el hecho de que el casco se encontrase a más de cien metros bajo mar hizo imposible su rescate, lo que hizo imposible que se volviera a reflotar este mítico buque.

Hoy en día se realizan actividades de buceo en el fondo del mar donde se pueden contemplar los restos del buque Monte Cervantes.

Seguimos con el repaso a uno de estos barcos que marcaron la historia de los navíos, en este caso con los sucesos en torno a la vida del Lusitania.

Si bien en un principio, al analizarse la construcción del Lusitania se planteó la posibilidad de incorporar cañones laterales para evitar los ataques que pudiesen ocurrir, finalmente la misma fue desechada creyendo que los mismos no serían necesario de ninguna forma, puesto que nadie se ensañaría con un barcos de pasajeros, algo que finalmente sí terminó sucediendo.

Para 1915, el Lusitania ya era una de las embarcaciones más reconocidas del mundo, y en su haber se destacaba el haber de transportado hasta ese momento más ¼ millón de pasajeros.

El día 30 de Abril de ese año, el Lusitania embarcó en Nueva York, como lo hacía rutinariamente, para llenar sus reservas de combustible, comidas y demás intereses, entre los que para algunos se encontraban ciertos elementos militares que posteriormente habría provocado el ya conocido ataque.

En su último viaje, el Lusitania estaba comandado por el capitán William Thomas Turner de 63 años, a quien le faltaban pocos días para su retiro. Justamente en esos días, y como si fuera una casualidad del destino, varios periódicos norteamericanos alertaban con el peligro de viajar por aguas no neutrales, ya que podían ser atacados aún sin motivo aparente.

Finalmente, los registros dicen que el Lusitania se hundió en menos de media hora el 7 de Mayo de 1915, al ser alcanzado por los torpedos alemanes.

Es tal la importancia tanto histórica como naval de esta embarcación, una de las más reconocidas de todos los tiempos, que dividiremos su análisis en dos partes para no omitir algunos detalles que se consideran ineludibles al tener en cuenta sus hazañas. Por empezar, destacaremos que su hundimiento fue una de las causas de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

El Lusitania era un navío perteneciente a la empresa Cunard Line y una especie de hermano del también famoso Mauretania, que a principios de siglo marcaron fuertemente el transporte de pasajeros a través del Océano Atlántico entre distintos puertos de Europa y América.

En cuanto a su conformación y de diseño, el Lusitania medía más de 230 metros, con más de 30 toneladas y su capacidad en cuanto a velocidad alcanza incluso hasta los 26 nudos, nada mal para lo que significaban sus funciones innatas, para las cuales había sido producido.

Siempre se hacía referencia, en su momento, a que la segunda clase del Lusitania tenía en ocasiones más lujo que la primera de varias otras embarcaciones, las cuales quedaban opacadas claramente ante el poderío de nuestro navío.

Su capacidad total era de poco más de 2.000 personas, y su diseño interior era tan lujoso, que de hecho el Titanic fue pensado teniendo en cuenta los reglamentos de seguridad y confort del Lusitania, aunque claro que ambas naves no corrieron finalmente con la suerte, dados sus trágicos desenlaces.

El gran acorazado Bismarck fue el barco más importante de toda la Segunda Guerra Mundial, este buque alemán fue todo un orgullo para el canciller Adolf Hitlet, dado el gran avance tecnológico que poseía para la época, además el buque Bismarck fue la gran amenaza para la marina britanica que durante la II Guerra Mundial enfrentaba en una feroz lucha naval contra Alemania.

Este buque alemán fue el protagonista del hundimiento de los famosos buques británicos HMS Hood y el famoso Prince of Walles. A partir de entonces el gran objetivo de la marina británica fue hundir al acorazado Bismarck a toda costa.

En cuanto a sus dimensiones, el acorazado Bismarck medía 251 metros de eslora, 36 metros de manga, con diez metros de calado. Fue construido en los astilleros de la ciudad alemana de Hamburgo. Tenía un peso total de poco más de 40.000 toneladas, aunque superaba las 50.000 cuando el barco estaba con toda la carga armamentística, a pesar de todo su peso alcanzaba velocidades superiores a los 30 nudos.

El barco fue puesto en botadura el 14 de Febrero de 1939 y poco más de dos años después fue hundido. El 21 de Mayo de 1941, los barcos ingleses le dieron caza y comenzaron un intenso bombardeo sobre el buque alemán que se quedó sin la posibilidad de defenderse, aún con el fuerte ataque que había recibido el buque no se hundía, con lo que los marines alemanes tuvieron que cargar sobre el propio buque varios explosivos para acabar de hundirlo y de esa manera llevarse consigo a un total de 1900 marines alemanes, sólo cien marines tuvieron la posibilidad de ser rescatados por otro buque alemán de la zona.

Sin duda esta embarcación de guerra ha sido una de las famosas a lo largo de la historia.

El 2 de octubre se produjo un incidente que marcaría la vida militar del Queen Mary, cuando en una misión en la que precisaba de un barco guía, el Curacoa, las velocidades de ambos no coincidieron y tras un fuerte choque entre embarcaciones, la auxiliar fue hundida en cuestión de segundos, lo que no permitió salvar más que a un cuarto de los tripulantes de la misma.

No obstante, el Queen Mary siguió firme en su travesía y pudo completar la misión asignada, y aunque luego enfrentó un juicio por parte de las fuerzas armadas, la justicia dictaminó que en el hecho habían incidido negativamente los capitanes de ambas embarcaciones. Una vez finalizada la guerra, pasaría a cumplir otra interesante función.

El Queen Mary se encargaría entonces del transporte de novias y esposas de marinos estadounidenses y canadienses desde Inglaterra a sus países, algo que cumplió durante casi un año, antes de ser retirado para su refacción final, que lo devolvería a ser la embarcación turística como la que había nacido. El 27 de septiembre de 1946 sería entregado a sus dueños tras cumplir honrosamente con su misión militar.

Entre las reformas que sufriría entonces para volver al sector turístico, hay que destacar las nuevas turbinas, sistemas nuevos de navegación y aire acondicionado, toda una novedad para la época. Sin embargo, la gente comenzaba a preferir el transporte aéreo y ya surgían nuevas naves que superaban en velocidad al Queen Mary, como el United States. La nave fue vendida la ciudad de Long Beach, en California por £1.230.000, donde hoy es utilizada como hotel de lujo.

Entre todos los cruceros que podemos ahora y podremos destacar en un futuro, no habrá ninguno que sobresalga de la forma que lo ha hecho este desde su creación hace ya unos 70 años. A continuación analizaremos el por qué de la importancia que se le dio desde siempre a este barco, por el que incluso el mismísimo Hitler llegó a ofrecer recompensa por su hundimiento.

Si bien la construcción del Queen Mary estaba prevista para 1932, lo cierto es que la crisis mundial que afectó principalmente a las mayores compañías en los Estados Unidos a fines de la década anterior retrasó las obras, aunque las mismas sí tuvieron su comienzo tres años después gracias a la fusión de las compañías Cunard y White Star Line, quedando como resultante la Cunard White Star Ltd.

Gracias a este acuerdo y también la generosa contribución del estado norteamericano, que aportó unos nueve millones de dólares a la construcción del Queen Mary, el sueño de muchos capitalistas pudo verse realizado. Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, el barco permaneció en el puerto de Nueva York debido a la envidia que generaba en sus potencias enemigas europeas.

Entonces, y tras un viaje a Sydney para sufrir algunas modificaciones en el diseño original interior de la nave, el Queen Mary se dedicó junto a su gemela Queen Elizabeth a operar como barco de guerra, transportando soldados y toda clase de armamento a donde fuese necesario según la ocasión.

El Mauretania fue el famoso barco “hermano” del Lusitania, y si bien compartía la base de su construcción con este, también se destacó por poseer algunas características especiales, ya que a pesar de no haber alcanzado la notoriedad histórica del primero por su trágica desaparición, lo superaba en casi todas las facetas que pueden pedírsele a un navío, y sobretodo, que se le pedían al momento de su salida a las aguas.

Fabricado por la compañía Swan Hunter & Wigham Richardson, navegó por primera vez desde Europa hacia Estados Unidos en noviembre de 1906, siendo elegido por miles de pasajeros debido a su lujo, seguridad y confort, que lo transformaron en el pensado por muchos conocedores del tema, como el mejor barco de todos los tiempos, incluso por encima del Titanic.

Su diseño en líneas generales fue seguido por las distintas compañías productoras de embarcaciones en las siguientes décadas hasta la Segunda Guerra Mundial, aunque estas luego debieron reforzar las medidas de seguridad teniendo en cuenta el trágico final del Titanic. Aún así, el espíritu del Mauretania seguía vigente en cada nuevo barco producido, como lo atestiguan los navegantes de la época hoy en día inclusive.

Durante la Primera Guerra Mundial, el Mauretania quedó fuera de circulación de pasajeros para evitar que le sucediese algo similar a lo ocurrido con su hermano Lusitania, hundido por submarinos alemanes. No obstante, sirvió de ayuda para los militares, ya que ofició como transporte de heridos hasta 1919, cuando retomó su actividad normal.

Construido en los Estados Unidos de América, el crucero USS Boise perteneció a la armada estadounidense desde 1936 a 1951, luego fue vendido a la República Argentina donde fue rebautizado.

Las dimensiones del Crucero USS Boise son las siguientes:
- Eslora: 185 metros
- Manga:  21 metros
- Calado:   7 metros
- Capacidad: Más de mil tripulantes

Podía alcanzar una velocidad de más de treinta nudos. Como armamento disponía de una trentena de cañones, un hangar para cuatro aviones y además disponía de un helicoptero.

Este crucero pertenecía a la clase Brooklin, en 1939 se unió a los cruceros de la división novena de la fuerza de la batalla y en los siguientes años funcionó como escolta en el convoy de militares que se desplazó hasta las Filipinas. Y luego también participaría en la Segunda Guerra Mundial. En 1943, estuvo en el desembarco realizado en Sicilia (Italia) y luego participó en el desembarco a Nueva Guinea. A partir de ahí realizaría diferentes desembarcos y maniobras durante la guerra.

Una vez finalizada la Guerra Mundial, el USS Boise fue condecorado con once estrellas de batalla por el gran servicio realizado durante La Segunda Guerra Mundial.

Luego, la embarcación sufriría diferentes remodelaciones y permaneció en Nueva York hasta el 1 de julio de 1946. Luego este buque se vendería a la armada argentina donde se le cambiaría el nombre a ARA Nueve de Julio.

El USS Langley fue el primer portaaviones la U.S.Navy, botado al mar en 1911, se convirtió en 1914 en el primer buque en cruzar el canal de Panamá.

Su nombre lo debe a Samuel Langley un piloto de aviones que fue homenajeado, bautizando al primer portaaviones con el nombre de USS Langley.

El 18 de Noviembre de 1922 el comandante Kenneth Whiting tuvo el privilegió de ser el primer piloto que aterrizaba desde el USS Langley, convirtiéndose en el primer aviador que realizaba tal hazaña.

Mas tarde, el portaaviones sería transformado en un buque de escolta de hidroaviones, con lo que dejó de utilizarse como portaaviones.

Su entrada en la segunda Guerra Mundial sería fatal, utilizado como porta-hidroaviones y transportador de aviones, en 27 de febrero de 1942 era atacado por varios aviones japoneses cuando estaba realizando el transporte de una treintena de aviones hasta la isla de Java. Finalmente el buque tras ser bombardeado hasta en cinco ocasiones fue rematado por uno de sus destructores escolta, poniendo fin a su etapa como buque de guerra portaaviones.

A pesar de que murieron alrededor de 16 marines, muchos de ellos pudieron salvarse al ser pasados al petrolero USS Pecos.

Sus dimensiones eran:
- 165 metros de eslora
- 19 metros de manga
- Menos de 6 metros de calado
- 15 nudos de velocidad
- Una dotación de 468 soldados

El crucero SMS Emdem fue uno de los buques destacados durante la Primera Guerra Mundial que llegó a hundir a más de una decena de barcos.

Esta embarcación fue construida en los astilleros de Hamburgo a principios de siglo, botado al mar en 1908. Sus dimensiones son 118 metros de eslora, cinco metros y medio de manga y 13 metros de calado, pudiendo albergar a un total de casi 400 tripulantes. Podía alcanzar una velocidad de 24/25 nudos por hora.

Al inicio de la Primera Guerra Mundial, en 1914, participó bajo las ordenes del comandante Karl Von Muller.

En cuanto a su equipamiento, el buque disponía de un total de ocho cañones, 60 proyectiles, 2 torres antiaéreas, diferentes proyectiles. Además contaba con cuatro lanzadores dobles y 12 torpedos.

En 1914, estando anclada la flota de von Spee en la Isla de Pagán, fue sorprendida por el estallído de la Primera Guerra Mundial y se aprestó a dirigirse a Alemania para participar en la guerra naval. El comandante del SMS Emden, Karl von Müller, en conferencia con el almirante Graf von Spee en el SMS Scharnhorst, pidió y consiguió autorización para atacar las rutas marítimas británicas en el Océano índico como corsario.

Finalmente en las Islas Cocos cayó victima del crucero australiano Sydney, causando 134 pérdidas y 116 hechos prisioneros. A pesar de esa derrota, el crucero Emden se hizo con 2 cruceros y hundió hasta 16 buques. 

El R.M.S. Caronia fue el primer trasatlántico de la compañía Cunard Line que realizaba viajes regulares como viajes destinado a turistas.

En 1949 empezó a realizar sus primeros viajes de turismo, era una embarcación grande para la época, tenía un total de casi 220 metros de eslora con una capacidad para algo más de 800 pasajeros y unos 600 tripulantes, un total de más de trentamil toneladas de peso. Aunque no tenía la elegancia del Queens o del Mauretania, el Caronia disponía de majestuosos salones y diferentes decoraciones que lo hacían muy atractivo para los turistas de alto standing de la época.

En 1968, la Cunard Line decidió que los cruceros Franconia y Carmania realizaran los viajes turísticos, con lo que el Caronia fue retirado de navegación y amarrado en puerto. Poco después la Universal Line de Panamá, realizó varias reformas en el buque pero este continúo teniendo serios problemas en su chimenea con lo que fue amarrado en el puerto de Nueva York permaneciendo totalmente inactivo durante cinco largos años.

Luego, en 1974 fue remolcado para llevarlo hasta Kaohsiung un puerto de Taiwan donde se procedería a desguazarlo. El buque encargado de remolcar al Caronia fue el crucero alemán Hamburg, este se vio sorprendido por una fuerte tormenta que hizo que el fuerte oleaje arrastrara a ambos cruceros hasta el puerto donde el Caronia se golpeó fuertemente con el rompeolas y acabó partido en tres.


La antigua naviera Cunard Line, tenía en la antiguedad dos embarcaciones como el Lusitania y el Mauretania que disponían de una gran capacidad como para transportar un gran número de pasajeros del viejo continente hasta los Estados Unidos.

Al igual que muchos barcos de la época el Lusitania también disponía de cuatro chimeneas y aunque era un barco antiguo ya disponía en aquel entonces de modernas instalaciones.

Sus dimensiones también era muy grandes, contaba con una capacidad para 2156 pasajeros, que se distribuían en dos clases: Primera clase y segunda clase. En total contaba con una eslora 232 metros de eslora y 27 de manga y pesaba un total de más de 32000 toneladas. 

La embarcación fue lanzada al mar por primera vez en julio del año 2006 en el puerto de Glasgow. Durante la Primera Guerra Mundial, el Lusitania se utilizó para el cargamento de artillería. Ya en 1915 esta embarcación había transportado más de doscientas cincuenta mil personas.

Al mediodía del 7 de mayo de 1915, el RMS Lusitania era hundido por un submarino alemán. Ese día en la embarcación llevaba muchísimos pasajeros lo que provocó que murieran casi mil doscientas personas. Además, este hecho provocó que Estados Unidos acabara entrando en la Primera Guerra Mundial.

Existen varias hipótesis que afirmaban que el Lusitania lleva en ese día cargamento militar lo cual indicaba que se había convertido en un buque militar.

En la actualidad la embarcación se encuentra hundida a unos casi cien metros de profundidad en las costas de Quuenstown (Irlanda), puerto al que nunca llegó por el desgraciado hundimiento.

 

Continuamos hablando sobre los cruceros más emblemáticos de la historia. Si hace poco hablábamos sobre el mítico Titanic y el Olympic, ahora le toca el turno al Britannic el tercer barco de la clase Olympic, perteneciente a la compañía White Star Line.

El Britannic tuvo la misma suerte que el Titanic, acabó hundiéndose aunque con un final menos trágico que el Titanic.

Se empezó a construir justo un poco antes de que el mítico Titanic zarpara por primera y única vez los mares. Se trataba de un barco de grandes dimensiones, tenía unos 275 metros de eslora por casi 30 metros de manga. Su capacidad era enorme podía albergar a más de 2500 pasajeros, aunque nunca se utilizó como transporte de pasajeros sino como un buque para transportar militares y luego como buque hospital. 

Al igual que el Titanic y el Olympic también disponía de 4 chimeneas, aunque la velocidad era un tanto inferior al Titanic ya que podía alcanzar como máximo los 21 nudos.

Si en un principio se había hablado de la posibilidad de que la embarcación se llamará Gigantic, finalmente y tras el hundimiento del Titanic el barco pasó a llamarse Britannic. El hundimiento del mítico Titanic provocó también que se realizarán varios cambios en esta nueva embarcación, el más significativo fue el aumento considerable de botes salvavidas.

Finalmente el 26 de Febrero de 1914 el barco se ponía en funcionamiento y por primera vez era botado al mar. Esta embarcación fue utilizada durante la Primera Guerra Mundial como un buque Hospital, pero únicamente tuvo dos años de vida ya que en 1916 mientras se dirigía por el archipiélago griego una posible explosión interna en el barco provocó que este se hundiera en menos de una hora. Afortunadamente, aunque en el crucero viajaban más de mil personas sólo perdieron la vida 29 personas. Y es que, ya estaban los antecedentes del Titanic como para no caer en otro error de tales dimensiones.

El Olympic fue la primera embarcación de la clase Olympic. Thomas Andrews fue el encargado de diseñar este esplendoroso crucero.

Este crucero estuvo surcando los mares durante veinte cuatro años, desde el 1911 hasta el 1935. Tanto el Olympic, como el Britanic y el famoso Titanic pertenecían a la clase olympic.

El Olympic empezó a funcionar cuando el Titanic todavía estaba en fase de construcción, de hecho el Titanic iba a ser un barco muy similar al Olympic pero en una versión mejorada.

Hasta la finalización de la construcción del Titanic, el Olympic ostentaba el orgullo de ser el crucero más grande de todo el mundo. Casualmente el primer capitán del Barco fue Edward John Smith, el capitán que un año más tarde moriría en el trágico viaje del Titanic.

Al iniciarse la Primera Guerra Mundial el Olympic sirvió como flota para transportar a los militares con lo que fue incluido en la Royal Navy. Realizó alguna campaña de rescate de militares e incluso hundió una embarcación enemiga. Al finalizar la Primera Gran Guerra el crucero volvió a realizar su línea regular.

Finalmente en la primavera de 1935, tras veinticuatro años navegando por los mares, el crucero Olympic realizaba su último viaje.

Luego, más tarde, parte del crucero fue subastado a diferentes entidades, hoy en día por ejemplo el Hotel White Swan de Inglaterra conserva en su interior la escalinata del crucero. La compañía Celebrity Cruise Line compró también algunos componentes del interior del barco que en la actualidad dispone su crucero Millennium.

No es el crucero más grande, ni el más lujoso ni el más antiguo, pero el Titanic es sin lugar a dudas el crucero más emblemático de la historia.

Esta gran embarcación se empezó a construir hacía la primavera de 1909 y un año y un mes más tarde se acabaría de construir, en aquel tiempo la embarcación competía por ser el barco más grande del mundo, había otros barcos como el Olympic o el Britannic de grandes dimensiones, pero al finalizar el Titanic esté se convirtió en el de mayor tamaño.

El barco tenía una longitud de 269 metros de eslora y casi unos 30 metros de manga, en total más de cuarenta y seis mil toneladas de peso que conseguía desplazarse a una velocidad de poco más de 20 nudos.

Los interiores resultan francamente espectaculares, disponía de un total de 28 salones-suites para los pasajeros más adinerados que incluso podían elegir el estilo arquitectónico de sus suites.

El precio del pasaje oscilaba entre las más de 800 libras para los pasajeros que viajaban en suites hasta las poco más de dos libras esterlinas que viajaban en tercera clase. El barco tenía una capacidad para más de 2200 pasajeros sumando los 900 que pertenecían a la tripulación del barco.

Con tal inversión realizada un 10 de Abril de 1912 el Titanic zarparía por primera y última vez los mares del océano Atlántico. El itinerario escogido fue Southampton – Cherburgo-Queenstown-Nueva York, de sobra es conocido que el barco nunca llegó hasta la costa de los Estados Unidos ya que en la mañana, aproximadamente a las once y media, del 14 de Abril el gran Titanic chocó contra un enorme iceberg en la parte estribor de la embarcación.

El capitán del barco E.J.Smith, que curiosamente realizaba su último viaje como capitán antes de jubilarse quedó muy alarmado ante ese choque, era evidente que un golpe a veinte nudos por hora contra un iceberg de ese tamaño podía desmoronar la construcción naval más grande construida en aquellos tiempos.

Aunque el Titanic disponía de hasta veinte botes salvavidas que hubiesen permitido salvar a casi 1200 personas, estos sólo lo utilizaron 700 personas, la gran mayoría de los botes estaba conformado por niños y mujeres, las 1500 personas restantes no pudieron acceder a los botes, muchos de ellos se decidieron a lanzarse por la borda, mientras que otros quisieron permanecer en el Titanic, mientras este se iba hundiendo rápidamente.

  1. En poco menos de tres horas desde que se produjo el fatal choque, el Titanic se hundía por completo llevándose consigo a más de 1500 personas, un viaje único con un final de lo más trágico.