¿Qué barco elegir en un crucero?

Imagen de un crucero Royal Caribbean

 

Cuando nos surge la idea de tomar un crucero, hay muchos factores que entran en juego: el itinerario, la compañía, los puertos que se visitan, la temporada, los días y sobre todo el barco.

Empezaremos esta búsqueda separando los tipos de embarcaciones que existen en la actualidad. Podríamos decir, que hoy por hoy existen tres tipos de buques en las navieras: pequeños (capacidad para unos 1000 pasajeros), medianos (capacidad entre 1000/2000 pasajeros) y megabuques (Más de 2000 pasajeros y en algunos casos superan incluso los 4000).

Aunque pueda parecer lo de menos, esta decisión puede ser crucial al embarcarnos en un crucero. Los buques pequeños suelen ofrecer itinerarios con escala en puertos más pequeños, por tanto suelen desmarcarse de escalas tradicionales y más populares, algo que lo diferencia y lo hace, si cabe, más atractivo. Claro está que a bordo todos los espacios son más reducidos, pero en cambio debido al poco número de pasajeros que viajan, el ratio de espacio por pasajero suele ser bastante mayor que en los megabuques.

Por el contrario, los megabuques tienen dos aspectos muy positivos, la amplísima oferta de ocio, los múltiples espacios y también, en el caso de aquellos pasajeros que puedan ser propensos a mareos, proporcionan algo más de estabilidad.

También tienes que tener muy en cuenta si vas a viajar sólo, con pareja, con amigos, con familia, con niños, etc…Normalmente si se viaja con niños una buena elección es hacerlo en barcos más grandes, dado que ofrecen más espacios adecuados para sus gustos. Existe incluso la posibilidad de escoger compañías enfocadas expresamente para ellos, como por ejemplo: Disney Cruises.

Hay que tener claro que no todos los cruceros son iguales, cada compañía tiene su estilo y dentro de cada compañía se destinan barcos enfocados para uno u otro público. Por eso es importante consultar con especialistas o portales que puedan ofrecernos una mayor información al respecto.