Nieuw Amsterdam: primeras opiniones e impresiones a bordo

El pasado sábado tuvimos la oportunidad de desplazarnos al puerto de Cartagena y subirnos a bordo del Nieuw Amsterdam, la última joya de Holland America, para recorrer el crucero y conocer todos los secretos que esconde.

También tuvimos la oportunidad de charlar sobre el sector, o el tipo de público más bien, al que va dirigido este tipo de cruceros, los cruceros Premium, situado justo en medio entre la categoría de un crucero para el gran público como puede ser un MSC, Costa, NCL o Pullmantur, y los cruceros de lujo como los que ofrece Crystal Cruises. Profundizaremos más en este tema en próximos artículos, y por supuesto no olvides pasarte por nuestro artículo: cruceros de lujo, como diferenciarlos.

Por cierto, no podemos olvidarnos de agradecer a Unmundedecruceros y a Jesús Armengol el invitarnos a esta visita. Sabemos lo limitados que están de plazas para este tipo de eventos y el tremendo esfuerzo que hacen invitándonos a unos intrusos como nosotros :-). Intentaremos dar buen uso a toda la información que pudimos recoger a bordo.

Bueno, a lo que interesa. Bautizado con el nombre de una ciudad Holandesa a unos 180 km de Amsterdam (la naviera es originalmente Holandesa) el Nieuw Amsterdam es similar al Oosterdam en cuanto a dimensiones y en cuanto a el ambiente de determinados espacios. Ahora bien, se nota que es un crucero inaugurado hace a penas unos meses (agosto de 2010). Todo huele, no a limpio, sino a nuevo. Además los espacios son mucho más modernos.

Por ejemplo, en la cubierta 3, desde donde se suele embarcar, el vestíbulo desde donde se cogen los ascensores es muy luminoso y aporta una gran sensación de amplitud. Tienes una sensación bastante agradable paseando por esa zona o simplemente esperando el ascensor. No fué hasta que pasamos por segunda vez por ese vestíbulo cuando alguien se dió cuenta de que el techo estaba bastante bajo. Estirando la mano no tienes muchas dificultades para tocarlo (mido 1,80 o 1,79 largo ;-) ).

El truco está en que todo el techo es de una especie de cristal traslúcido, que permite el paso de toda la instalación de luces que tiene a lo largo de todo el pasillo.

Hay bastantes salas y espacios en los que el número de personas no superaría las 20 o 30, con lo que en la mayoría se respira un ambiente muy parecido al que observamos durante la visita: muy relajado y tranquilo.

A destacar las salas de ordenadores, una de ellas preparada para impartir seminarios patrocinados por Microsoft y en los que el pasajero puede disfrutar a la vez que aprende técnicas de Photoshop, manejar Microsoft Office, ... puede parecerte que estando de vacaciones quieras estar lo más alejado posible de cualquier cosa que se parezca a trabajo. Ahora bien, si pensamos que podemos embarcarnos en un crucero de un año entero, dar la vuelta al mundo en el Nieuw Amsterdarm, y convertir el camarote en una habitación, la verdad es que se agradece que exista todo tipo de actividades.

Además, en la sala de ordenadores de uso común, y según leyó Vanesa en alguna parte, parece ser que hay acceso gratuito al correo electrónico (entiendo que con una dirección exclusiva de Holland America tipo [email protected]) y a algunos periódicos con los que Holland America tiene acuerdos. De nuevo un toque de distinción con respecto al resto de navieras, incluidas algunas de lujo en las que el acceso a internet siempre lleva asociado un coste (y no precisamente económico).

Las zonas de la piscina están decoradas de forma que no llaman la atención por ser escandalosamente ostentosas, sino todo lo contrario. A bordo en general se respira un ambiente muy "chill out", tanto como para recordarme en ciertas zonas al NCL Gem (sin tener nada que ver, ni el crucero ni el trato y ambiente a bordo).

Esta cubierta además tiene un techo retráctil, que nos permitirá disfrutar de las intalaciones y jacuzzis todo el año e independientemente de si navegamos por el Caribe o por Alaska.

Hay dos zonas realmente destacables en cuanto a lo que se refiere a ocio, spas y saunas... y es precisamente la zona de spa/saunas. El espacio que se ha reservado para esta zona es enorme, si lo comparamos con otros cruceros, con zonas muy luminosas e incluso con algunas salas en las que vamos a poder relajarnos con un masaje mientras contemplamos unas bonitas vistas al océano. Un masaje aquí en un día de navegación con mar calmado y un buen sol mediterráneo tiene que ser espectacular.

No puedo olvidarme de los ascensores del centro del crucero. Su disposición, en la parte exterior del Nieuw Amsterdam, otorga a sus pasajeros (los del ascensor) de vistas al exterior. Además le da un curioso aspecto desde el exterior (muy moderno) a la vez que en plena navegación es todo un espectáculo subirse en ellos.

Por último, sabéis que siempre elijo una zona del crucero en la que pasar mis ratos de esparcimiento y lectura. En el caso del Nieuw Amsterdam no lo he tenido tan claro, y es que hay dos zonas que invitan a pasarte las horas tumbado cómodamente disfrutando de los paisajes por los que vamos navegando y tomando una cervecita o un mojito (al gusto de cada uno).

En el Nieuw Amsterdam no me he definido claramente porque hay dos zonas así, una en el centro del crucero, en la cubierta once (bautizada como puente observation) en el salón Silk Dem. Se trata de una sala que me ha recordado muchísimo al "Spinaker Lounge" del NCL Gem, con algunas diferencias. En el Silk Dem del Nieuw Amsterdam el espacio es más pequeño, lo que garantiza que no va a haber mucho estruendo durante prácticamente ningún momento del día, y además, en el crucero de Holland America las camas están dispuestas en una especie de "habitaciones" o espacios abiertos que se encuentran cuidadosamente separados por telas y cortinas aportando la intimidad necesarias para encontrarnos a gusto y sin molestar ni ser molestados por el resto de pasajeros que se encuentran en la sala. La única ventaja que tenía el  "Spinaker Lounge" del NCL Gem es quizá el hecho de que esa sala se encuentra por encima del puente de navegación, en la proa del crucero, lo que le da una visión de la navegación simplemente espectacular. Lo malo, los bingos que se organizaban todas las tardes a bordo del Gem. Definitivamente me quedo con el Nieuw Amsterdam.

El otro espacio del que os hablaba está en ese mismo puente, pero a diferencia del anterior está al aire libre. Se trata de pequeñas carpas que rodean la zona de escaleras que nos llevaría a la piscina y que de nuevo recurren a un estilo muy chillout, algo más abiertas y con menos intimidad pero que suplen perfectamente con hasta unas cortinillas para poder tener un espacio totalmente privado para pasar un buen rato. Esta zona es de pago, pero los precios para compartir entre 3 o 4 personas, o hasta 8 que permite el espacio de algunas carpas, es bastante económico. Sobre todo teniendo en cuenta que podemos pedir bebidas y disponemos de una carta con un menú que podemos pedir en cualquier momento.

Si tenéis curiosidad por los detalles estamos publicando las fotos en nuestra cuenta flickr de viajarencruceros.

En definitiva, y a la espera de que Vanesa publique su opinión, un gran crucero que me ha hecho replantearme nuestro próximo destino. A bordo de un coloso como el Liberty of the Seas o a bordo de una "pequeña" pero exquisita joya como es el Nieuw Amsterdam.