Viajar en un barco de carga

barco de carga

Viajar en un barco de carga ya no es una experiencia exclusiva para la tripulación, sino que cualquier persona con ansias de sumergirse en la vida marítima, puede viajar en un barco de estas características. Pero no se trata de ningún voluntariado, o trabajo en alta mar, sino de unas vacaciones para aquellos que quieran sorprenderse con un crucero distinto.

La compañía francesa CMA CGM ha encontrado un nuevo uso a sus cargadores, ha acondicionado sus barcos, como el Christophe Colomb, para que los pasajeros puedan disfrutar de unos espaciosos camarotes, piscina y  gimnasio. Los itinerarios son los mismos que las rutas comerciales que siguen los buques de carga, y que transportan todo tipo de productos como aceite,  resinas etc. La ventaja es que puedes bajar en un puerto, y subir a otro barco de carga que vaya hacia otro destino.  Su flexibilidad es extraordinaria, tanto por la elección del itinerario, como por los días que puedes permanecer viajando, ya que ofrecen la posibilidad de diseñar tu propio crucero, a bordo de un barco de carga por unos días o hasta meses, y realizar la vuelta al mundo, así lo expresa en su nota de prensa CMA CGM Thailand, que promociona los cruceros por Asia.

Esta naviera francesa además de sus servicios de transporte de carga peligrosa, y gestión de la flota de contenedores, también es experta en viajes turísticos por mar, cruceros de lujo personalizados, y los cruceros, que ya hemos comentado, para aventureros en un barco de carga, toda una nueva experiencia.