Crucero Braemar de la naviera Fred Olsen

La naviera Fred Olsen destina a muchos de sus buques para realizar grandes viajes a toda Europa y a todo el mundo. El Braemar es uno de esos barcos que se conoce los mares de prácticamente todo el globo terráqueo, una embarcación no muy grande en tamaño pero si muy lujosa.

El Braemar fue construido a principios de la década de los noventa e inaugurado en 1993, aunque en un principio tenía una capacidad para unos setecientos pasajeros tras sufrir su última remodelación llegó a poder albergar a unos mil.

Al igual que pasa con la naviera Crystal Cruises en los barcos de la compañía Fred Olsen el promedio de edad suele ser bastante elevado. Son embarcaciones que frecuentan personas de edad avanzada y pocos niños o jóvenes suelen subirse. Por ese motivo los cruceros a bordo del Braemar son viajes tranquilos, de extremo relax, donde se busca precisamente eso, desconectar del estrés y tomarse un viaje con mucha relajación.

Otra de las ventajas del Braemar al igual que sus parientes el Black Watch o el Boudicca, es que su tamaño mediano le permite poder acceder a puertos que otras grandes embarcaciones jamás podrían llegar debido a su longitud y permanecer en los puertos algo más de tiempo, debido a que el embarque y desembarque es más rápido.

Destacar como siempre hacemos en los cruceros de lujo el servicio y la gastronomía. Los tripulantes ofrecen una atención exquisita, a pesar de que el idioma a bordo es el inglés siempre se puede encontrar algún guía que sepa hablar español y que se encargará de poder ayudarnos cuando se hagan escalas en cualquier de los puertos. En cuanto a su gastronomía hay que decir que es de mucho nivel, desde su comedor principal hasta los restaurantes más lujosos.

Tags: