El MSC Divina ya está en manos italianas

Imagen del MSC Divina recien entregado a MSC Cruceros

Este pasado fin de semana los astilleros de STX France de Saint-Nazaire, entregaron a la compañía italiana MSC Cruceros, el Divina, último buque en incorporarse a la inmensa flota propiedad de Gianluigi Aponte.

Según palabras del propio Gianluigi Aponte, el MSC Divina representa la última expresión de máxima colaboración entre los astilleros de STX Francia y MSC Cruceros.

El Divina está dedicado a los dioses, más concretamente a dioses de la mitología griega. Por eso, no es de extrañar que las 13 de las 18 cubiertas destinadas a los pasajeros tengan nombre de dioses griegos, como por ejemplo: Apolo, Zeus, Afrodita, Urano, etc…

Como ya hemos indicado, el MSC Divina es un barco de clase Fantasía, gemelo de los ya inaugurados anteriormente Fantasía y Splendida, pero dado que su construcción llega dos años más tarde de que se creara el último barco de clase Fantasía, incorporará serias mejoras respecto a este.

Claro está, el Divina también incorpora en su interior el MSC Yacht Club, una especie de barco dentro de un barco, que fue una total novedad en el MSC Fantasía, y que ya los sucesivos barcos Splendida y Divina también han incorporado.

Para los pasajeros que deseen reservar una suite en el Divina, deben saber que el nuevo barco de la clase Fantasía únicamente dispone de 69, un número muy llamativo que incorporará, eso sí, mayordomo incluido.

El diseño interior también cabe destacarlo especialmente, ya nos sorprendieron en su día con la decoración del Fantasía y el Splendida, y claro está han hecho lo propio con el Divina, hablamos de la conocida firma Jorio Design International.

El MSC Divina se encuentra en estos momentos camino de Cádiz, llegará a primera hora de la mañana para proseguir su travesía pre-inaugural hacía Valencia y finalmente Marsella, donde llegará el próximo viernes 25 de mayo. La ceremonia de inauguración del MSC Divina se ha postpuesto para el próximo sábado 26 de mayo con la presencia, como ya es costumbre, de la madrina Sophia Loren.