¿Quién dijo que en un crucero no se práctica deporte?

Pista baloncesto en el crucero Royal Princess

 

Es cierto que el crucero en gran parte sirve para relajarse, descansar, gozar de las comodidades de muchas de las estancias, comer bien y entretenerse, pero las embarcaciones también destinan muchos m2 para la práctica del deporte.

Por ejemplo, la compañía norteamericana Princess Cruises, destina multitud de espacio para la práctica deportiva. De hecho, en su próximo buque, el Royal Princess, habrá destinados muchos espacios para que (los que así lo deseen) practiquen deporte. Por eso, en la cubierta exterior de esta embarcación existirá una pista de jogging al aire libre en la que los pasajeros podrán pasear, hacer footing o correr a un cierto ritmo mientras disfrutan de la brisa del mar en la cubierta 18 del buque. La nueva pista de jogging permitirá que tanto los que paseen como los que corran puedan compartir dicha pista, pues se ha añadido un carril adicional para diferentes ritmos de circulación.

En la zona de popa de la cubierta exterior se situará la pista central, que podrá adaptarse tanto para jugar al baloncesto, voleibol, así como tenis, badminton, etc…También existirá una zona para la práctica del swing, y es que si bien en Europa el béisbol no es un deporte con muchos adeptos, para los norteamericanos resulta una auténtica pasión.

Obviamente, tampoco faltará un espacio destinado para los amantes del golf, con un campo de prácticas también al aire libre.

La zona de Tribunal Lawn, un pequeño espacio con césped, algo parecido al Lawn Club de Celebrity Cruises, permitirá disfrutar de la práctica de deportes como el croquet sobre el césped natural. Por su parte en el Game Lounge se podrá optar o bien por el tenis de mesa o por juegos virtuales, que aunque no nos pondrán en forma si nos entretendrán al máximo.

Si por el contrario quieren resguardarte en una sala deportiva cerrada pero no sin ello perder las vistas al mar, el Royal Princess contará con un gimnasio y una sala de aeróbic (Fitness Center) situado en la cubierta 17, en la que incluso dan clases especiales para todos aquellos que lo deseen.

En definitiva, no hay excusa para ganar kilos después de embarcarte en un crucero con Royal Princess.