Blueseed: un proyecto innovador

Fotografía del Blueseed

 

Ya se habló en su día sobre esta idea innovadora, pero en las últimas semanas este megaproyecto marino ha ido cogiendo algo más de forma, hablamos de Blueseed, un proyecto de alta mar.

Blueseed es un proyecto de una empresa californiana que tiene como objetivo anclar un barco frente a la costa pacífica de los Estados Unidos, pero a unas 12 millas en alta mar, es decir en aguas internacionales y fuera de las autoridades migratorias de los Estados Unidos. Pero, ¿Con qué objetivo?

La idea de este proyecto nace de un “norteamericano” hijo de emigrantes cubanos, que le surgió esta idea después de conocer muchos compañeros extranjeros emprendedores que por la falta de una visa, de la famosa green card estadounidense, vieron truncados sus ilusiones. El proyecto sería una excelente opción para todos aquellos emprendedores que aún no teniendo la visa para ingresar en los Estados Unidos podrían llegar hasta Blueseed y vivir en este pequeño emporio tecnológico. 

Gigantes como Google o Facebook fueron producto de geniales ideas de trabajadores pero que también tuvieron la ayuda financiera de empresas donantes de Silicon Valley. El problema es para aquellos emprendedores que no pueden conseguir el visado, residir en Sillicon Valley y por tanto no poder arrancar un proyecto sin la ayuda financiera de empresarios de Sillicon Valley.

Así es como nace la idea de Blueseed. La posibilidad de crear un barco o una estructura flotante en alta mar, fuera de los márgenes de aguas territoriales en el que los emprendedores por una cantidad de dinero mensual podrían disponer de una habitación o camarote, con un pequeño escritorio o un gran espacio (dependiendo del bolsillo de cada emprendedor), con la posibilidad de tener un puesto de correos, Internet de alta velocidad o cable submarino y un ferry que permitiera realizar breves viajes a la costa de Estados Unidos con visados de turista para realizar visitas a Sillicon Valley. 

La idea no es que el Blueseed se acaba convirtiendo en una residencia de jóvenes o no tan jóvenes emprendedores, sino que de la posibilidad de que se puedan encontrar rápidamente inversores que crean en el proyecto de estos ciudadanos. El coste además supondría más económicos que una residencia en una ciudad cercana a Sillicon Valley como puede ser San Francisco o California.

Hasta la fecha se han hecho decenas de bocetos, algunos de lo más curiosos que van desde puras construcciones industriales lo más parecidas a estructuras petroleras hasta auténticos barcos flotantes estáticos que incluyen piscinas, parques o incluso canchas de fútbol o helipuertos. 

Aquí os dejamos algunos bocetos virtuales para que veáis lo interesante de este proyecto: